Tipos de reforzamiento en psicología

El reforzamiento es una técnica utilizada en la psicología para modificar conductas y promover comportamientos deseados. Consiste en asociar una consecuencia positiva a una conducta específica, con el objetivo de aumentar la probabilidad de que dicha conducta se repita en el futuro. Existen diferentes tipos de reforzamiento que se utilizan según el objetivo que se persiga y el tipo de comportamiento que se quiera reforzar.

Contenido

Reforzamiento continuo e intermitente

El reforzamiento continuo es el programa más conocido y consiste en premiar la conducta deseada cada vez que se presenta. Por ejemplo, felicitar a un niño cada vez que hace la cama. Este tipo de reforzamiento es muy efectivo para instaurar conductas nuevas, ya que genera una alta tasa de respuestas.

Por otro lado, el reforzamiento intermitente consiste en premiar la conducta solo en algunas ocasiones, no siempre. Este tipo de reforzamiento es más apropiado para mantener conductas ya instauradas, ya que no se depende del refuerzo de manera constante. Por ejemplo, alabar a un niño por recoger su habitación, aunque sea una rutina para él.

Reforzamiento de razón y de intervalo

Dentro del reforzamiento intermitente, encontramos dos modalidades: reforzamiento de razón y reforzamiento de intervalo.

El reforzamiento de razón se basa en el número de veces que se emite la conducta. Por ejemplo, premiar a un niño con una pegatina por lavarse los dientes después de cada comida, teniendo que realizar la conducta tres veces para obtener el premio.

Por otro lado, el reforzamiento de intervalo se basa en el tiempo transcurrido desde el último refuerzo. Por ejemplo, felicitar a un niño que está estudiando de vez en cuando para animarlo. En este caso, el refuerzo aparece después de un intervalo de tiempo, pero el niño debe estar realizando la conducta en ese momento para obtener el refuerzo.

Reforzamiento fijo y variable

Tanto el reforzamiento de razón como el de intervalo pueden ser de tipo fijo o variable.

En el reforzamiento de tipo fijo, el premio se obtiene siempre después de un número determinado de repeticiones o después de un tiempo específico. Por ejemplo, premiar a un niño con una pegatina cada tres veces que se cepille los dientes.

En cambio, en el reforzamiento de tipo variable, el premio aparece tras varias repeticiones, pero sin un número específico. Por ejemplo, premiar al niño por su lectura cada cierto tiempo, sin especificar cuántas veces debe leer.

Reforzamiento complejo y secuencial

Además de los programas de reforzamiento mencionados anteriormente, existen programas de reforzamiento complejos y secuenciales.

Los programas de reforzamiento complejos incluyen la combinación de varios programas a la vez, en relación a una única conducta. Estos programas pueden ser alternantes, conjuntivos, entrelazados o de ajuste, dependiendo de las condiciones para obtener el refuerzo.

Por otro lado, los programas de reforzamiento secuencial se caracterizan porque las condiciones para obtener el refuerzo van variando. Estos programas pueden ser mixtos, múltiples, tándem o encadenados.

Reforzamiento concurrente

El reforzamiento concurrente implica someter al sujeto a varios programas de reforzamiento al mismo tiempo, de manera que puede obtener refuerzos en función de diferentes conductas. Este tipo de reforzamiento se utiliza cuando se desean promover múltiples comportamientos simultáneamente.

La resistencia a la extinción en diferentes horarios de reforzamiento

La resistencia a la extinción se refiere a cuánto tiempo continúa mostrándose un comportamiento incluso después de que ya no se refuerce. Diferentes programas de reforzamiento producen diferentes niveles de resistencia a la extinción.

En general, los horarios de reforzamiento que son más impredecibles son más resistentes a la extinción. Por ejemplo, el reforzamiento de razón variable es más resistente a la extinción que el reforzamiento de razón fija. Del mismo modo, el reforzamiento de intervalo variable es más resistente a la extinción que el reforzamiento de intervalo fijo.

La resistencia a la extinción también puede estar influenciada por otros factores, como la proporción o el intervalo de tiempo en los programas de reforzamiento.

Utilidad de los programas de reforzamiento

Cada tipo de programa de reforzamiento tiene sus propias características y utilidades. El reforzamiento continuo es efectivo para instaurar conductas nuevas, mientras que el reforzamiento intermitente es más adecuado para mantener conductas ya establecidas.

Los programas de razón proporcionan tasas de respuesta más altas que los de intervalo, pero ambos pueden presentar una pausa tras el refuerzo. Para evitar esto, se recomienda utilizar intervalos cortos y pocas repeticiones, o programas variables.

Los programas de reforzamiento son herramientas útiles en la modificación de conductas y pueden contribuir a una mejor calidad de vida tanto en niños como en adultos. Es importante seleccionar el tipo de programa adecuado según el comportamiento que se quiera reforzar y los objetivos que se persigan.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Tipos de reforzamiento en psicología puedes visitar la categoría Psicología.

Subir