Mindfulness: beneficios y práctica - psicología y mente

La práctica de la Atención Plena o Mindfulness ha sido respaldada por numerosos estudios e investigaciones que evidencian sus efectos positivos en nuestro cerebro y nuestra mente. Estos estudios demuestran que el mindfulness puede modificar las estructuras físicas de nuestro cerebro, permitiéndonos acceder a una mente en calma y alejada del estrés. En este artículo, exploraremos algunos de los beneficios que podemos obtener al incorporar el mindfulness en nuestra vida diaria.

Contenido

Entrenando la Mente

Los estudios han demostrado que la práctica habitual de mindfulness tiene numerosos beneficios para nuestra salud física, mental y emocional. Físicamente, reduce los niveles de cortisol y la presión arterial, y fortalece nuestro sistema inmunológico. Cognitivamente, disminuye la rumiación y mejora nuestra capacidad de atención. Emocionalmente, reduce la reactividad emocional y mejora nuestra resiliencia o capacidad de recuperación.

La práctica de mindfulness también mejora nuestra habilidad para gestionar emocionalmente situaciones complicadas y cambia la forma en que percibimos nuestro yo. Esto se debe a que el entrenamiento en mindfulness tiene un impacto notable en el sistema límbico, el centro emocional de nuestro cerebro. Específicamente, reduce la actividad en la amígdala, la región del cerebro que determina cuánto estrés experimentamos. Esto es fundamental para modular nuestras respuestas de miedo. Por ejemplo, las personas con una amígdala muy activa son más propensas a la depresión y la ansiedad.

Un estudio llamado 'Stress reduction correlates with structural changes in the amygdala' (Hölzel BK, et al., 2009) demostró que después de ocho semanas de meditación mindfulness, los participantes del estudio experimentaron una reducción en el tamaño del núcleo basolateral derecho de la amígdala, el cual está relacionado con los estados de ira. Esta reducción se asoció con una percepción de menores niveles de estrés por parte de los sujetos.

Por otro lado, la práctica de mindfulness aumenta el funcionamiento de la corteza prefrontal. Específicamente, aumenta el funcionamiento en la corteza cingulada anterior, una parte del cerebro conectada con el córtex prefrontal y relacionada con la empatía y la toma de decisiones. Esto permite a los sujetos del estudio mostrar una mayor estabilidad emocional y una menor reactividad emocional involuntaria ante las situaciones.

Calmando la Mente

Si definimos el mindfulness como la conciencia de la experiencia presente con aceptación, podemos comprender cómo esta práctica nos ayuda a enfocarnos en lo que está sucediendo en el momento presente, en lugar de dar vueltas a lo que sucedió en el pasado o preocuparnos por lo que sucederá en el futuro. Esto reduce el riesgo de equivocarse al establecer diagnósticos y tratamientos, así como también disminuye las expectativas del profesional de la salud sobre cómo debería evolucionar la persona tratada. El mindfulness nos permite aceptar radicalmente quiénes somos, sin juzgarnos a nosotros mismos.

Los profesionales de la salud necesitan desarrollar la introspección, es decir, la capacidad de darse cuenta de los pensamientos y sentimientos que el paciente les provoca y cómo esto afecta su comportamiento. Aunque no existen sistemas sencillos para desarrollar estas habilidades y actitudes, se consideran imprescindibles.

Los estudios en profesionales sanitarios confirman que las técnicas de meditación, como el mindfulness, son efectivas para mejorar el afrontamiento ante el estrés y aumentar la empatía. Además, el mindfulness no solo mejora el bienestar y la calidad de vida del profesional sanitario, sino que también mejora el pronóstico de los pacientes en aspectos evaluados por el profesional y por el propio paciente, como la ansiedad, la somatización, la ira/hostilidad, las fobias y la obsesividad.

Un estudio realizado con estudiantes de medicina demostró que un programa de reducción de estrés basado en mindfulness disminuyó significativamente los niveles de depresión y ansiedad, y mejoró la empatía y la habilidad para manejar el estrés. Otro estudio replicó estos hallazgos, demostrando que una intervención de 8 semanas de mindfulness puede ser efectiva para reducir el estrés, aumentar la calidad de vida y promover la autocompasión en profesionales de la salud.

mindfulness psicologia y mente - Cómo practicar mindfulness en 12 pasos

Las investigaciones sugieren que la incorporación de mindfulness en profesionales de la salud promueve una mayor concentración y claridad mental, mejora la habilidad en la toma de decisiones, aumenta la empatía hacia los pacientes, fortalece la capacidad de estar presente y conectado durante el intercambio con pacientes y colegas, y fomenta la resiliencia y previene el burnout profesional.

mindfulness psicologia y mente - Qué dice la ciencia del mindfulness

Desarrollando la Compasión e Interconexión

¿Te esfuerzas por ser una persona mejor y no lo consigues? ¿Intentas ser más disciplinado pero te resulta difícil? ¿No logras creer en tu propio valor y esencia como persona digna de ser amada? ¿Sientes odio y resentimiento en tu interior? ¿Te desprecias a ti mismo?

La compasión es una cualidad natural que deriva de nuestra interdependencia como seres humanos. Al igual que los minerales del suelo se convierten en el trigo que comemos y en nuestros huesos, y las nubes cargadas de lluvia se convierten en nuestra bebida y nuestra sangre, el oxígeno producido por los árboles y los bosques es el aire que respiramos. En África, cuando se le pregunta a alguien cómo está, responde en plural estamos bien o no estamos bien. Esto se debe a que aunque una persona pueda estar bien, su madre tal vez esté enferma, y por lo tanto, él también se siente afectado.

Cada comida que hacemos está conectada a un sinfín de cosas y personas: las personas que plantaron o cosecharon los alimentos, las que los transportaron, las que los vendieron; también dependemos del clima, de los insectos y otros animales, y de todo el conocimiento humano en la agricultura, ganadería, pesca, conservación y cocina de los alimentos.

Simone Weil, filósofa y mística, nos recuerda: el peligro no está en que el alma dude de que exista el pan, sino en que, por engaño, se convenza a sí misma de que no tiene hambre.

La compasión nos recuerda que, aunque podamos sentirnos perdidos en ocasiones, merecemos ser aceptados. Cada persona lleva consigo su propia carga de dolor, derivada de su historia personal, sus traumas y los de sus familias, el contexto social en el que vivimos y las dificultades específicas de ser mujer u hombre. Con frecuencia, nos sentimos rechazados y, para sobrevivir, añadimos más capas de barro a la estatua que somos.

La compasión nos ayuda a abrirnos a la vida sin armaduras, es una actitud valiente. La necesitamos cuando nos enfrentamos a una separación y no queremos aumentar el dolor y la angustia, cuando tenemos problemas en el trabajo o estamos desempleados, cuando nuestros hijos tienen dificultades, o cuando atravesamos un momento difícil como el que vivimos actualmente. En estas situaciones, somos vulnerables y todas las personas involucradas necesitan compasión.

Un ejemplo de actitud compasiva es el proyecto solidario que ha sido organizado por el alumnado del segundo año del Máster en Intervenciones Basadas en Mindfulness. Este proyecto surgió en el presente, aquí y ahora, con el objetivo de brindar apoyo a los profesionales sanitarios del Hospital de Can Ruti en Barcelona. Todo el grupo está participando, ofreciendo tutorials diarias en línea a los grupos de enfermería. Las meditaciones se graban y se pueden acceder a través del siguiente enlace: [URL].

Cómo Practicar Mindfulness en 12 Pasos

El mindful eating o comer con atención plena es una práctica que consiste en relacionarnos de manera saludable con la comida a través del control de nuestra mente. Los expertos en esta filosofía aseguran que no se trata de una dieta, sino de un estilo de vida. Aquí te presentamos los 12 pasos para practicar el mindful eating :

  • Aprende a escuchar a tu cuerpo y a reconocer las señales de hambre y saciedad.
  • Come despacio y disfruta de cada bocado, saboreando los alimentos.
  • Presta atención a tu entorno mientras comes, evitando distracciones como el teléfono o la televisión.
  • Observa tus pensamientos y emociones relacionados con la comida, sin juzgarlos.
  • Sé consciente de los sabores, texturas y olores de los alimentos.
  • Mastica bien los alimentos antes de tragarlos.
  • Come por necesidad y no por aburrimiento, estrés o emociones negativas.
  • Agradece a los alimentos y a las personas involucradas en su producción.
  • Elige alimentos nutritivos que te brinden energía y salud.
  • Evita comer en exceso y respeta las señales de saciedad de tu cuerpo.
  • 1Cultiva una actitud de compasión y amabilidad hacia ti mismo/a y hacia los demás.
  • 1Practica el mindful eating en todas las comidas y snacks del día.

Recuerda que la práctica del mindfulness requiere tiempo y dedicación, pero los beneficios que puedes obtener son invaluables. ¡Comienza a incorporar el mindfulness en tu vida y experimenta una mente más calmada y enfocada!

Consultas Habituales sobre Mindfulness, Psicología y Mente

¿Cuáles son los beneficios de practicar mindfulness?

La práctica de mindfulness tiene numerosos beneficios para nuestra salud física, mental y emocional. Algunos de estos beneficios incluyen la reducción del estrés, la mejora de la atención y concentración, el aumento de la resiliencia emocional, y la promoción del bienestar general.

¿Cómo puedo empezar a practicar mindfulness?

Para empezar a practicar mindfulness, puedes comenzar con ejercicios simples de respiración consciente, meditación guiada o yoga. También puedes buscar programas o aplicaciones de mindfulness que te guíen en tu práctica.

¿Cuánto tiempo debo dedicar a la práctica de mindfulness?

No hay una respuesta única para esta pregunta, ya que depende de tus preferencias y disponibilidad. Sin embargo, se recomienda empezar con unos pocos minutos al día e ir aumentando gradualmente el tiempo de práctica a medida que te sientas más cómodo/a.

¿Puedo practicar mindfulness en cualquier momento del día?

Sí, puedes practicar mindfulness en cualquier momento del día que te resulte conveniente. Algunas personas prefieren practicar por la mañana para comenzar el día con calma, mientras que otras prefieren practicar antes de dormir para relajarse y prepararse para descansar.

¿Es posible practicar mindfulness sin experiencia previa?

Sí, no se requiere experiencia previa para practicar mindfulness. Es una práctica que está al alcance de todos y puede ser beneficiosa para cualquier persona, independientemente de su nivel de experiencia o conocimiento.

¿Cuáles son los efectos del mindfulness en el cerebro?

El mindfulness ha demostrado tener efectos positivos en el cerebro, como la reducción de la actividad en la amígdala, la región del cerebro relacionada con el estrés y las respuestas de miedo. También se ha observado un aumento en el funcionamiento de la corteza prefrontal, que está relacionada con la toma de decisiones y la empatía.

¿El mindfulness puede ayudar en el ámbito de la psicología?

Sí, el mindfulness se ha utilizado con éxito en el ámbito de la psicología para ayudar a tratar trastornos como la depresión, la ansiedad y el estrés postraumático. También se ha utilizado para mejorar la calidad de vida y el bienestar en general.

El mindfulness es una práctica poderosa que puede tener beneficios significativos para nuestra mente y nuestra salud en general. Al practicar mindfulness, podemos entrenar nuestra mente para estar más presentes, reducir el estrés y mejorar nuestra capacidad de gestionar emocionalmente situaciones complicadas. Además, el mindfulness nos ayuda a desarrollar una actitud compasiva hacia nosotros mismos y hacia los demás, fomentando la interconexión y el bienestar en nuestra vida diaria. ¡Comienza a practicar mindfulness hoy mismo y experimenta los beneficios por ti mismo!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Mindfulness: beneficios y práctica - psicología y mente puedes visitar la categoría Psicología.

Subir