La idolatría desde la perspectiva de la psicología: causas y consecuencias

En la época de verano, es común presenciar el fenómeno de la idolatría hacia artistas tanto nacionales como extranjeros. Los espectáculos musicales suelen generar aplausos, euforia, gritos e incluso desmayos entre los fanáticos. Pero, ¿qué impulsa a las personas a idolatrar a alguien? ¿Cuándo esta idolatría se convierte en algo enfermizo? En este artículo, exploraremos la idolatría desde la perspectiva de la psicología y analizaremos sus alcances.

Contenido

¿Por qué se idolatra a alguien?

La idolatría por un artista es un fenómeno socio-psicológico que suele manifestarse especialmente durante la adolescencia. Se trata de atribuir a otros los ideales que uno quisiera alcanzar, lo que puede generar una pérdida de la identidad personal y una autoestima asociada a la idea de parecerse al ídolo. Según la Jefa de la Unidad de Psicología Adultos y Adolescentes del Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico Universidad de Chile, María Elena Montt, esto se debe a que durante la adolescencia la identidad aún no está bien definida y los jóvenes comienzan a separarse de sus padres, abriéndose más al entorno externo. Todo esto ocurre con una gran inseguridad en sí mismos, temor a la soledad y a no encajar socialmente.

Para muchos adolescentes, el ídolo se convierte en un modelo de identificación, una tutorial a seguir que está asociada a sus aspiraciones o ideales del yo. Quieren imitar e identificarse con alguien que posee ciertas características prestigiadas, tanto para ellos mismos como para su grupo social. Esto les brinda una sensación de seguridad y resuelve, de cierta manera, la problemática de la separación al compartir los mismos intereses. Además, durante esta etapa de inmadurez en la formación de la identidad, se produce fácilmente el contagio emocional entre los pares, lo cual facilita las reacciones histéricas en el grupo frente a la presencia del ídolo.

¿Cuándo la idolatría se convierte en una enfermedad?

La idolatría puede volverse problemática cuando se produce una confusión entre fantasía y realidad, y se llega a una identificación total con el ídolo. En estos casos, los límites entre uno mismo y el ídolo se disuelven y se comienza a hacer o pensar lo que el ídolo solicita a sus seguidores. También puede haber un pensamiento obsesivo respecto al ídolo, con restricción de otros intereses y discriminación hacia aquellos que no son seguidores del mismo artista.

¿Quiénes son más propensos a tener ídolos?

Los púberes, especialmente aquellos que aún están en proceso de definir su propia identidad, son más propensos a tener ídolos. Estos jóvenes suelen tener una fuerte necesidad de identificación con ideales y de pertenencia a un grupo.

¿Cuáles son los síntomas de una idolatría descontrolada?

Los padres deben estar alerta cuando observen descuido personal y desconsideración hacia otros por parte de sus hijos debido a su obsesión por el ídolo. Esto puede manifestarse en un abandono de responsabilidades escolares, familiares o sociales.

¿Cómo ayudar a un fanático histérico?

Si se encuentra con un fanático histérico, es importante acompañarlo hasta que se tranquilice, cuidando de que no se haga daño a sí mismo ni a los demás. Es fundamental brindarle contención emocional y apoyo durante este estado de excitación.

La psicóloga María Elena Montt afirma que es saludable para los adolescentes tener ídolos, siempre y cuando no exista sometimiento, se mantenga el contacto con la realidad y se siga funcionando adecuadamente en las diversas áreas de la vida, como el colegio y la familia. La idolatría por un artista puede considerarse como un fenómeno transitorio y autolimitado que no es perjudicial si se trata de un adolescente.

¿Cuándo se debe acudir a un especialista?

No es necesario acudir a un especialista si la idolatría por un artista se mantiene como una reacción autolimitada y transitoria, y si el adolescente se preocupa por su autocuidado y respeta a los demás. Sin embargo, si se deja llevar por un ídolo con características malignas o perversas, esto puede ser dañino para su salud y se recomienda buscar ayuda profesional.

La idolatría no solo se da en relación a artistas o figuras públicas, sino que también puede ocurrir en nuestras relaciones personales. Sentirse idolatrada significa experimentar una adoración o admiración excesiva por parte de alguien más. Esto puede generar un sentimiento de poder o superioridad en la persona que es idolatrada, así como también puede generar una dependencia emocional en quien idolatra.

En una relación de pareja, por ejemplo, una persona puede idolatrar a su pareja al punto de ponerla en un pedestal y pensar que no puede vivir sin ella. Esto puede generar una dinámica desequilibrada en la relación, donde la persona idolatrada tiene un poder excesivo y la persona que idolatra se somete y pierde su propia identidad.

¿Qué pasa cuando idolatramos a una persona?

Idolatrar a una persona puede tener consecuencias negativas para nuestra salud emocional y mental. Al poner a alguien en un pedestal y depender emocionalmente de esa persona, perdemos nuestra autonomía y nos volvemos vulnerables a su poder y manipulación. Además, idolatrar a alguien puede generar una baja autoestima, ya que nos estamos comparando constantemente con el ideal que hemos creado de esa persona y nos sentimos inferiores.

Es importante reconocer que idolatrar a alguien no es saludable ni beneficioso para nuestra vida. Debemos aprender a valorarnos y amarnos a nosotros mismos, sin depender de la admiración o adoración de los demás. Es fundamental construir relaciones basadas en el respeto mutuo, la igualdad y la autonomía personal.

La idolatría es un fenómeno socio-psicológico que puede manifestarse durante la adolescencia y en nuestras relaciones personales. Si bien es normal tener ídolos o admirar a alguien, es importante mantener un contacto con la realidad y no perder nuestra identidad en el proceso. La idolatría se vuelve problemática cuando se disuelven los límites entre uno mismo y el ídolo, generando una dependencia obsesiva y discriminación hacia aquellos que no comparten el mismo fanatismo. En estos casos, es recomendable buscar ayuda profesional. En cuanto a la idolatría en nuestras relaciones personales, es fundamental mantener una dinámica equilibrada basada en el respeto mutuo y la autonomía personal.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La idolatría desde la perspectiva de la psicología: causas y consecuencias puedes visitar la categoría Psicología.

Subir